Michael Novak

Michael Novak

CEO

@michaelgarcianovak

Experiences eat products for lunch

Preguntarte cómo mejorar tu producto puede ser menos útil que preguntarte para qué lo usan tus consumidores, y por tanto, como darles una mejor experiencia.

octubre 13, 2019 1 min read

Una compañía de comida rápida decidió que quería vender más malteadas, porque tenían muy buen margen de ganancia. Se cuestionaron dos cosas: cuánto le puedo subir a la malteada antes de que sea demasiado y qué tanto podían mejorarla antes de que ya no hiciera ninguna diferencia. “Cuánto mejorarla” quería decir descubrir qué sabores prefiere la gente, qué tan espesa puede ser la consistencia antes de que venda pudín más que malteadas, y qué tanta variedad de sabores puedo ofrecer antes de que se vuelvan exóticos.

Pero al observar quiénes consumían malteadas, se dieron cuenta que estaban haciendo las preguntas equivocadas.

Notaron que sus consumidores eran hombres mayores de 30 años que no tenían tiempo para desayunar en su casa, que necesitaban comer en el coche y que consumían malteadas porque son rápidas de comprar y fáciles de ingerir mientras conducían, los llenaban de energía, y porque no les daba hambre hasta la 1 de la tarde. Hasta los salvaban de la culpabilidad, porque en la mente de los consumidores, tomaban un desuyo muy sano de “lechita con frutita”.

Cuando se dieron cuenta de esto pudieron cambiar la experiencia del consumo de la malteada sin cambiar el producto. ¿Y qué pasó? Crecieron un 700 por ciento.

Para mí, la malteada es una muestra de que la experiencia tiene mucho más potencial que el producto. Este es el Forrest Gump de la innovación.

¿Te gustó esta publicación?

Michael Novak

Michael Novak

CEO

@michaelgarcianovak

Acerca de:

Michael es un experto en innovación, educación y emprendimiento. Como consultor, su expertise es innovación estratégica. Es CEO de Novak Innovation.